martes, 6 de noviembre de 2012

MONTREAL 1976: NO HAY PRIMERA SIN SEGUNDA


Teófilo Stevenson revalidó su título con igual facilidad en los Juegos Olímpicos de Montreal 1976 (Canadá), tras haber cedido tan sólo dos derrotas en los cuatro años previos. Para entonces tenía 24 años de edad y se encontraba en la mejor condición física de toda su carrera.

Su primer rival fue el senegalés Michael Drame, a quien noqueó en tan solo dos asaltos. Mientras que en cuartos de final pulverizó al finés Peka Roukola que solamente pudo resistir los 59 segundos que su esquina tardó en lanzar la toalla. En semifinales le tocó enfrentar al estadounidense John Tate, futuro titular del peso pesado de la AMB de 1979 a 1980, a quien los medios locales presentaron en la previa como el ‘Fenómeno’ encargado de liquidar a Stevenson.

Ni bien Tate escuchó el campanazo inicial cargó contra Stevenson y falló. Por el contrario, el primer ataque a fondo del cubano acabó con el norteamericano en la lona, en su propia esquina, listo para escuchar la cuenta definitiva en una ridícula posición. ‘Pirolo’ había demolido a sus tres primeros rivales olímpicos en poco más de siete minutos.

La cadena internacional ABC cubrió la final olímpica entre Stevenson y el rumano Mircea Simon desde Montreal, con el comentarista Howard Cosell y su invitado George Foreman, medallista de oro ocho años atrás y excampeón mundial de boxeo profesional. Simon logró evitar a Stevenson durante los dos primeros asaltos, mientras Cosell apuntaba que el cubano podría ser el próximo campeón mundial de los pesos pesados si se convertía en profesional, a lo que Foreman planteó sus dudas.

Hasta que en el tercer asalto, cuando Stevenson acorraló a Simon y solo necesitó de un derechazo para acabar con él, Foreman terminó por coincidir con lo planteado por Cosell y felicitó personalmente al cubano por ganar su segunda medalla de oro olímpica.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada